viernes, 20 de enero de 2017

Isabel II representada en el Botón.





El hombre, desde los tiempos más remotos, incluso antes que cubrirse el cuerpo, se adornaba. El hombre primitivo pasó del uso de decoraciones corporales a crear piezas externas con la cuales embellecería su cuerpo. Caracoles, dientes de animales, marfil, ámbar, ágata, turquesa y cristal de roca fueron los primeros materiales utilizados para esos adornos.

Se tiene conocimiento de que los primeros botones eran utilizados desde la antigüedad, no con el sentido funcional con el que hoy los identificamos, sino a modo de joya, cosidos sobre la ropa o sobre otros accesorios. 


Los primeros botones los encontramos en el valle del río Indo, y datan del 2000 a.C.
Por aquella época, y durante casi 3500 años, consistían en conchas talladas y perforadas que
se usaban como elemento ornamental. Otros pueblos, como los iberos, introdujeron los
metálicos, y los griegos y romanos los empleaban para sujetar prendas, también en forma de
broche.


Durante la Edad Media, y hasta el siglo XIX, se consideraba un objeto de lujo, prácticamente una alhaja, sólo al alcance de los más acomodados. 

1550. Antonio Moro. El príncipe Felipe de España.Bilbao. Museo de Bellas Artes

Si la cantidad llamaba la atención no menos lo hacía la calidad. Las escrituras reales han dejado constancia de los gastos que los monarcas y cortesanos realizaban en el culto de la apariencia y, sobre los botones, abundan los datos. En 1520, Francisco I, rey de Francia, encargó a sus joyeros 13.400 botones de oro para ser cosidos a un traje de terciopelo negro y su nieto Enrique III se mandó a hacer, en 1583, 18 docenas de grandes botones de plata con forma de calavera. Famoso por prestar especial atención a su atuendo, Luis XIV, en 1684, poseía 104 botones de diamantes y en ese mismo año hizo partir un diamante de 52 quilates para hacerse dos botones. Dos años después, el joyero de la corte recibió el encargo de confeccionar 48 botones y 90 presillas para un chaleco del rey y para ello empleó 816 piedras de color y 1.824 diamantes.


Durante la Edad Media, y hasta el siglo XIX, el botón se consideraba un objeto de lujo y
para los campesinos era una cosa que no se lo podían permitir.


Ya en el siglo XIX, con la aparición de las máquinas, los botones se empezaron a fabricar en serie y su uso se generalizó entre ambos sexos, hasta llegar a nuestros días.

Ya que un botón era una prenda muy cara para un campesino lo que solían  hacer era con una moneda de 1 maravedi de Isabel II  un botón.
Se perforaba la moneda dos veces y ya servía como botón y aunque perdían 1 maravedi  era mucho más barato que comprar un botón.



Aquí tenemos una bonita muestra de una moneda de 1 maravedi de 1842 ceca Segovia, perforado y preparado para servir como botón. Solía de ser de gente con pocos recursos.






Aquí tenemos otra bonita muestra en este caso de a modo de broche sobre una moneda de 20 reales de 1858 ceca Madrid.
En este caso se podría decir que es de gente con muchísimos mas recursos y de alta sociedad ya que una moneda con este valor significaba muchísimo dinero de la época.


El día 29 de marzo de  1829  Fernando VII derogó el  auto de 1713  referente a la sucesión, que excluía a la mujer de la línea de sucesión del trono.
Viudo de Doña María Amalia de Sajonia se caso con Doña Cristina, de quien nació Isabel II, Princesa de Asturias.
Por el testamento de Fernando VII sucedió en el trono su hija Isabel, bajo la Regencia y  tutoría de su madre, Doña María Cristina.

Durante el reinado de Isabel II se acuñaron diferentes sistemas monetarios con  diversos tipos de monedas.
Del mismo modo talleres y empresas privadas acuñaban con el busto de la reina diversos tipos de botones, bustos diferentes que representan las distintas edades de la Reina.

El botón civil suele llevar unas iniciales que nos dicen el nombre y apellidos del fabricante que suelen ser empresas privadas.
A continuación veremos unos ejemplos de botones en los que la Reina Isabel II se ve representada en ellos en distintas etapa de su vida.


A medida que vaya obteniendo más botones con diferentes bustos iré actualizando la entrada. 



Isabel II representada en botón y en Moneda en los primeros años de su reinado.


Parte trasera con pasador para todos los botones.
















Aunque muchos parecen iguales en el busto suelen tener variaciones en la leyenda, puntos y asteriscos.



               
                                La  niñez                                                  La Juventud

La madurez


Se suele decir que en estos tres bustos de las monedas que circulaban en su epoca estan representados los bustos en los botones de Isabel II.








Fuente;
MUSEO DE HISTORIA MILITAR DE CASTELLÓN (CATÁLOGO DE LA COLECCIÓN DE BOTONES )
Numisma, enero – diciembre 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario